19 de marzo, 2017 Resolución y comunicación de la Sra. Rectora

Resolución y comunicación de la Sra. Rectora
Buenos Aires, 19 de marzo de 2017

Como Rectora de la Universidad Nacional de las Artes -es decir, como máxima autoridad unipersonal responsable del cuidado de los objetivos institucionales y de las garantías democráticas en el funcionamiento de los órganos colegiados de cogobierno- he atravesado en los últimos tiempos situaciones complejas, en el contexto de un país cuyo gobierno restringe la política educativa a una mera administración de recursos escasos e insuficientes y conculca derechos históricamente adquiridos.
Sin embargo, durante los últimos diez días me vi obligada a abocarme a un conflicto interno, que por razones que desconozco, intenta vincularse a la defensa de la educación pública, gratuita, inclusiva y de calidad, de la que esta Universidad ya ha hecho un mandato institucional. Dicho conflicto se originó el día 9 de marzo, cuando después de años de trabajo, discusiones, diferencias y consensos el Consejo de Carrera del Área Transdepartamental de Formación Docente se reuniría para aprobar los planes de estudio de los Profesorados de Artes de la UNA. Los tiempos del consenso se dieron; así como ahora los tiempos del cumplimiento de las normas ministeriales y nacionales deben darse para garantizar la validez de los títulos.
Un grupo de estudiantes, entre los que se encuentran representantes de los órganos de gobierno, decidieron impedir el funcionamiento del Consejo desplazando la discusión democrática del lugar natural en el que debe darse.

En este estado de cosas, comprendo la preocupación de la comunidad universitaria por el estancamiento de una acción que perturba el funcionamiento institucional de una unidad académica, que por su carácter transdepartamental afecta a muchas otras unidades académicas y al funcionamiento del Consejo Superior. Es el Consejo Superior la última instancia de modificación de los planes, que como tal ha sido ofrecida para la continuación del debate, y se encuentra a la espera del tratamiento de los planes de estudio, entre otras importantes e impostergables cuestiones.

Por otra parte, el petitorio que presentaron condicionando su cumplimento a la desocupación del edificio, clausura el análisis al incluir el pedido de renuncia de la Directora del Área electa por el Consejo de Carrera y por lo tanto, violenta el respeto a toda forma de gobierno que no sea la autogestión estudiantil. De esta forma, le indican a los ingresantes y estudiantes menos informados que ellos tomarán a su cargo las inscripciones y otros trámites generando un gran perjuicio a los miembros de varios claustros porque esos trámites son nulos.

Por lo expuesto entiendo que la acción de fuerza no se corresponde con las metas que declaran y que para nosotros es una acción que obstaculiza el debate democrático y la participación de los miembros de la comunidad universitaria que no puede desatender sus responsabilidades para hacerse presente y participar de una discusión que no solo atañe a agrupaciones estudiantiles sino a miles de estudiantes, graduados, no docentes y docentes.

Convencida entonces de que es necesario generar un espacio de trabajo universitario amplio, con participantes que tengan legitimidad y argumentos, tomo la decisión de convocar a los responsables del gobierno de los distintos claustros y otras organizaciones de representación estudiantil de la UNA, estudiantes, docentes, no docentes y graduados de los profesorados, Secretarios/as Académicos/as de las Unidades Académicas y el Rectorado, a abocarse a la resolución del conflicto para poder luego iniciar, tal como me lo solicitan la mayoría de los Consejeros Superiores y Departamentales, el tratamiento de los planes en el Consejo Superior.

En función de ello, se postergan por 48 hs. todas las otras actividades de la UNA para lograr resolver este conflicto (ver resolución). Durante el día de mañana nos acercaremos a la Sede de Bolívar 1674 para consensuar con los estudiantes que permanecen allí un horario de reunión a los efectos de iniciar el debate y a la espera de que luego de ello desocupen el edificio.

Prof. Sandra Torlucci
Rectora
Universidad Nacional de las Artes